El Lorito de Malabrigo logró un triunfo que va a ser recordado con el paso del tiempo. Después de ir perdiendo 3 a 0 lo dio vuelta en una remontada histórica y ganó 4 a3. Un triunfo que permite soñar

 

La noche había comenzada complicada para los dirigidos por la dupla López – Galiani, Juventud no podía hacer pie en la cancha y antes de los 10 minutos perdía 1 a 0, el gol del visitante lo marcó Paredes. Adelante era cómodo dominador del juego y rápidamente al promediar el primer tiempo logro estirar la ventaja, primero con gol de Sanabria y luego Rivero puso el 3 a 0 parcial. Antes de que finalice la primera etapa, a los 45 Gabriel Arroyo descontó para Juventud dándole esperanzas.

 

Ya en el segundo tiempo las cosas cambiaron rotundamente, Juventud con más empuje que futbol logro meterlo en un arco a su rival, que tenía contras peligrosas que resolvía muy bien el arquero local Darío Bordón. A los 10 del complemento nuevamente Arroyo convierte y pone el 3 a 2 parcial. Juventud con el envión anímico y con cambios acertados,  superaba a su rival en todas las líneas hasta que a los 35 Andrés Zorat marca el 3 a 3.

 

No conforme con este resultado, el verde siguió buscando, hasta que una insólita reacción del arquero rival, que quiere salir rápido jugando y golpea  con el puño a Sebastián Sosa dentro del área, penal y expulsión para el arquero visitante. Gabriel Arroyo se hace cargo de la pena máxima y a los 40 pone el 4 a 3 definitivo.

 

Un triunfo histórico para Juventud. Un triunfo que lo pone entre los primeros equipos de la zona finalizando la primera ronda del petit.