El gobernador santafesino viajó hoy a Buenos Aires para reclamar que se defina un plazo de pago, que se actualicen los montos y que se fije una forma de pago rápida para la deuda.

 

El gobernador Miguel Lifschitz viajó este miércoles a Buenos Aires para formalizar un nuevo planteo ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación por la deuda que mantiene el gobierno central con Santa Fe.

 

En las puertas de la sede del máximo tribunal de Justicia de la Nación, el mandatario solicitó a los ministros que se defina un plazo de pago, que se actualicen los montos y que se fije una forma de pago rápida para la deuda.

 

“Creemos que en un cambio de escenario económico del país que trastoca las bases sobre las que veníamos trabajando, es indispensable que se ponga una fecha perentoria y la CSJN le ponga límite a esta negociación y satisfaga el reclamo de la provincia”, indicó.

 

Además, comparó el monto de la deuda por coparticipación con la construcción de casi 50 hospitales de alta complejidad como el de Venado Tuerto, o el nuevo Hospital Iturraspe que se inaugurará próximamente.

 

Se trata de alrededor de $54 mil millones a marzo de este año, según confirmó a LT10 el fiscal de Estado, Pablo Saccone.

 

El funcionario precisó que el pedido al máximo tribunal será que pase a ejecución la sentencia, ya que “hace tres años la Corte declaró el derecho de Santa Fe a recuperar esos fondos y dio la orden para que la Nación salde la deuda de forma inmediata”.

 

“Ahora tenemos que recuperar lo retenido”, indicó Saccone en diálogo con el programa El Cuarto Poder.

 

Ante la falta de acuerdo con el gobierno de Mauricio Macri, Lisfchitz “consideró que ya estaban agotadas las posibilidades de llegar a un consenso y le pide a la Corte que resuelva la forma de pago”, según señaló el fiscal de Estado.

 

Trascendencia

 

Saccone remarcó que el planteo tiene “trascendencia institucional y económica” para Santa Fe, debido al abultado monto de dinero adeudado a la provincia.

 

Es por eso que se le solicita al tribunal “que acorte los plazos procesales”.

 

“Sabemos que la Corte tiene sus tiempos pero pretendemos que, por la trascendencia institucional y económica, esos plazos se acorten”, argumentó.