Los representantes de la administración central fueron convocados a Casa de Gobierno. La reunión terminó minutos antes de las 12 del mediodía, tras lo que comenzó la negociación con los gremios docentes.

 

Este martes comenzaron formalmente las negociaciones de los gremios docentes y estatales con el Poder Ejecutivo provincial para defiinir la pauta salarial para el año 2019. Los representantes de los gremios UPCN y ATE se reunieron en Casa de Gobierno con el ministro de Economía de la provincia, Gonzalo Saglione, y ministro de Gobierno, Pablo Farías.

 

Por su parte, los gremios docentes hicieron lo propio desde el mediodía en la sede del Ministerio de Trabajo.

 

Antes del encuentro con representantes del gobierno provincial, Jorge Molina, secretario general de UPCN, dialogó con el móvil de LT10 y remarcó que aspira a tener un “acuerdo rápido”, fundado en tres partes: “fortalecer los ingresos mínimos de los compañeros, mantener un porcentaje de arranque de la política salarial, y el mantenimiento de la cláusula gatillo”.

 

Además, durante la reunión presentará el temario de UPCN con la realidad gremial de cada jurisdicción, que incluirá el pedido de “regularizar la situación de los contratados, la necesidad de aplicar y reglamentar los comités de salud e higiene laboral y la aplicación de la Ley nacional contra la violencia de género”.

 

Si bien no quiso precisar los montos de aumento que se pondrán sobre la mesa de discusión, indicó que la idea es “mejorar la aplicación de la cláusula gatillo y un buen porcentaje de arranque”.

 

El mayor desafío para el gobierno provincial estará dado por la falta de indicadores claros sobre cuál será la inflación de este año. En el presupuesto nacional se estipula en un 23 por ciento, pero economistas estiman una suba de precios de entre el 28 y el 35 por ciento.

 

Al cierre de la primera instancia de negociación entre el gobierno y los estatales, el titular de , Jorge Hoffman, dijo que “hay que tener en cuenta los tarifazos, que si bien no se pueden discutir en esta paritaria, han significado un fuerte retroceso del salario”.

 

En el mismo sentido, recordó que la provincia terminó el año con un leve superávit, y remarcó que desde su entidad sindical se va a hacer “todo lo posible y lo necesario para preservar el poder adquisitivo, lo que significa la operatividad de la cláusula gatillo”.

 

Por su parte, el ministro Farías, expresó que el encuentro fue “extenso con cordial diálogo”, y que la voluntad es alcanzar un acuerdo con las entidades sindicales, teniendo en cuenta el marco económico de este año, signado “por la quita de transferencias del gobierno nacional a la provincia”y “la retracción de la actividad económica sostenida”.

 

Sobre la continuidad de la cláusula gatillo en la provincia, el funcionario indicó que aún no hay definiciones por parte del gobierno ya que se sigue analizando qué impacto tendrá esto en 2019: “Ese análisis nos lleva cifras que nos preocupan en cuanto al impacto que van a  tener en la masa salarial y a los recursos con los que contamos”.

 

“Queremos ser muy cuidadosos, pero ya adelantamos que vamos a tener que medir muy precisamente los impactos para saber si es posible aplicarla”, remarcó Farías.

 

Cuáles son las intenciones de los gremios docentes

 

Minutos después de que culminara la primera jornada de la paritaria central en Casa de Gobierno, comenzó la reunión con los gremios docentes con el mismo objetivo: definir la pauta salarial del año 2019.

 

En sede del Ministerio de Trabajo se congregaron los representantes de AMSAFE, SADUP, AMET y UDA, en tanto que, por el gobierno provincial, participan de la mesa de negociación la ministra de Educación Claudia Balagué, el titular de la cartera de Trabajo Julio Genesini y su par del Ministerio de Economía, Gonzalo Saglione.

 

Previo al encuentro, Sonia Alesso de AMSAFE, dijo que “hay que tener en cuenta que la inflación planificada para el año pasado se superó ampliamente”.